Cirugía de Nariz - Rinoplastía

La rinoplastía es una de las intervenciones más comunes en cirugía estética. Con esta operación se modifica el tamaño o la forma de la nariz del paciente, bien por razones puramente estéticas o por problemas respiratorios por una desviación del tabique nasal, que provoca obstrucciones en la entrada de aire en el proceso de la respiración.

Candidatos a una Rinoplastía

Un buen candidato a una rinoplastía es aquella persona que se encuentra en un buen estado de salud físico y psicológico. La persona que se decide realizar una rinoplastía por razones estéticas no se encuentra satisfecha con la forma o tamaño de su nariz con respecto a su rostro, con esta cirugía conseguirá mejorar y armonizar el aspecto de su cara, pero debe tener claro que no conseguirá ser, ni parecerse a otra persona. Existen otras razones médicas como la desviación del tabique nasal que dificulta la respiración pudiendo llegar a provocar apnea del sueño, fuertes ronquidos o malformaciones genéticas. En una consulta previa a la operación, el paciente podrá exponerle al cirujano cuáles son las razones por las que desea someterse a esta intervención y cuáles son sus expectativas finales.

Esta operación no debe realizarse hasta que el hueso de la nariz termine de crecer y desarrollarse, a los 14 o 15 años en mujeres y un poco más tarde en hombres.

¿En qué consiste una Rinoplastía?

Una rinoplastía tiene una duración de entre una y dos horas, aunque la duración puede ser mayor dependiendo de cada caso. Debe realizarse en un quirófano y dirigida por un cirujano cualificado.

Puede realizarse con anestesia local más sedación, donde el paciente estará despierto pero se encontrará totalmente relajado. También puede realizarse con anestesia general según el caso.

En una rinoplastia las incisiones quedan ocultas dentro de las fosas nasales.

Durante el primer día tras la operación el paciente deberá estar en reposo con la cabeza elevada. Es normal que después de una intervención de este tipo la cara se inflame y presente hematomas.

Es recomendable que el paciente evite realizar actividades físicas fuertes durante dos o tres semanas después de la rinoplastia y evitar tomar el sol durante aproximadamente dos meses.

Resultados

Los resultados de esta operación no se observan hasta transcurridos unos meses, incluso un año, quedando la mayoría de las pacientes satisfechos con los resultados obtenidos.

Las cicatrices no son un problema ya que las incisiones se realizan en el interior de la nariz y no son visibles, incluso en una rinoplastia abierta, donde las incisiones son realizadas en la parte baja de la nariz, las cicatrices son prácticamente invisibles.

  • Para mayor información sobre este procedimiento consulta la página de la AMCPER

Hacer cita

Suscríbete a nuestro boletín ¡Renuévate!