Estiramiento Facial - Facelift

¿Qué es un facelift?

Con el paso de los años, la piel comienza a sufrir cambios, reflejándose en arrugas, líneas de expresión acentuadas o flacidez del rostro.

El estiramiento facial es un procedimiento quirúrgico también llamado Ritidectomía. Con esta cirugía se consigue el levantamiento de los tejidos descendidos del rostro y cuello, además de disminuir las arrugas faciales y líneas de expresión propias del envejecimiento.

¿Cuándo considerar hacer un estiramiento facial?

Aunque no hay una edad determinada para someterse a este tipo de cirugía ya que el ritmo de envejecimiento varía en cada persona dependiendo de diferentes factores y condiciones, lo ideal es someterse cuando se observan los primeros síntomas de flacidez en el rostro, ya que los resultados serán más satisfactorios si la piel todavía conserva parte de su elasticidad.

Antes de someterse a un estiramiento facial, el paciente deberá tener una primera entrevista con el cirujano plástico que le realizará la operación. Esta primera visita es muy importante, ya que en ella se comprobará el historial médico del paciente, si tiene un buen estado de salud, tanto físico, como psicológico.

Procedimiento

Este tipo de operación se puede realizar con anestesia local más sedación, Las incisiones pueden ser mínimas a través de la línea natural por delante de la oreja o extendida, ocultándose dentro del pelo. La grasa que se encuentra en el cuello y la barbilla será eliminada con lo que se conseguirá mejorar el contorno del rostro.

El facelift suele durar varias horas, dependiendo del tipo de estiramiento facial al que se someta el paciente o de si la operación va acompañada de otras cirugías que harán lucir más el resultado.

Después de un Facelift Estiramiento facial

Después de la operación, para evitar la inflamación, el paciente deberá mantener la cabeza elevada durante unos días. Los vendajes, el drenaje y los puntos se retirarán a los pocos días de la cirugía.

Los primeros resultados de la operación no se verán hasta transcurrido un tiempo, ya que en las primeras semanas el rostro del paciente se encontrará hinchado y amoratado. Durante las semanas siguientes a un facelift no deberá realizar ejercicio físico de gran intensidad ni tomar baños de vapor o saunas, así como evitar tomar el sol durante los meses siguientes a la operación.

Resultado tras un estiramiento facial

La mayor parte de pacientes que se someten a estas operaciones quedan muy satisfechos tras la misma. Hay que tener en cuenta que los resultados definitivos no se ven a corto plazo, sino que es posible que el paciente tenga que esperar varios meses, incluso un año, para apreciar el resultado definitivo. El paciente que se somete a esta operación tiene que entender que un lifting no detendrá el paso del tiempo, seguirá envejeciendo aunque los signos visibles de este proceso serán menores.

  • Para mayor información sobre este procedimiento consulta la página de la AMCPER

Hacer cita

Suscríbete a nuestro boletín ¡Renuévate!