Lipoescultura - Abdominoplastía

Debido a embarazos, pérdidas de peso importantes, herencia genética, la edad o cirugías anteriores el abdomen de una persona puede verse afectado presentando un aspecto flácido y poco estético.

¿Qué es Abdominoplastía?

Una abdominoplastía es una intervención quirúrgica compleja que elimina el exceso de piel y grasa abdominal, tensando los músculos de la pared abdominal con lo que consigue remodelar el abdomen y la cintura, haciendo desaparecer la flacidez de la piel de la zona.

Candidatos a una Abdominoplastía

Los candidatos ideales para una abdominoplastía son generalmente personas con gran obesidad que mediante tratamientos médicos o al someterse a una cirugía especializada han perdido gran cantidad de peso y su piel del abdomen ha quedado flácida y descolgada. También está indicada para mujeres que tras uno o más embarazos, su piel y músculos abdominales han sufrido una expansión que ha hecho que su abdomen quede flácido tras el parto, y no han podido recuperar su silueta inicial. Otros posibles candidatos para esta operación son aquellas personas que con la edad y asociado a posibles problemas de obesidad, su piel ha perdido elasticidad y su abdomen presenta un aspecto poco estético.

El paciente que se somete a esta operación debe encontrarse en un buen estado de salud y deben descartarse problemas cardíacos o respiratorios que puedan generar complicaciones durante la cirugía. Es importante que el paciente informe al cirujano sobre cualquier medicamento que esté tomando en ese momento y si es fumador, ya que si lo es deberá dejar de fumar unas semanas antes de la operación.

Abdominoplastía Tummy Tuck

Este tipo de operación se considera una cirugía mayor, por lo que siempre debe realizarse en un quirófano debidamente equipado y por un cirujano adecuadamente cualificado.

Normalmente la abdominoplastía se realiza con anestesia general, donde el paciente se encuentra totalmente dormido y no siente ningún dolor durante la operación. Es posible realizarla con anestesia local más sedación, pero esto solo se realiza en casos muy concretos donde la zona a operar no es muy extensa. Una vez el paciente se encuentra anestesiado, se procede a realizar la operación. El primer paso es realizar una incisión transversal justo encima del pubis. Seguidamente, la piel del abdomen se separa y se dejan al descubierto los músculos abdominales, los cuales son estirados y unidos a través de una línea longitudinal desde la zona de las costillas hasta la parte baja del abdomen para conseguir que la pared abdominal quede más plana y el contorno de la cintura más definido. Para finalizar, la piel que el cirujano ha separado anteriormente se adapta al nuevo abdomen retirando la sobrante y colocando el ombligo en la nueva posición. Cuando las incisiones realizadas se cierran y suturan, el abdomen se protege con un vendaje y se coloca un tubo de drenaje que elimine una posible acumulación de líquidos.

Esta operación suele durar entre dos y cuatro horas. Normalmente este tipo de intervención requiere el ingreso del paciente en el hospital o clínica donde le realicen la abdominoplastía durante dos o tres días. Debido a la propia operación es muy normal que el abdomen del paciente se encuentre inflamado y dolorido, pero esta situación es temporal y podrá ser tratada con medicación que el cirujano prescriba al paciente. Pasados alrededor de cinco días, se quitarán los puntos exteriores, los interiores, que unen la pared abdominal, serán retirados entre una o dos semanas después.

Una vez el paciente haya recibido el alta y se encuentre en casa no deberá hacer esfuerzos muy grandes, deberá guardar reposo entre dos a cuatro semanas tras la operación, pero si será beneficioso que empiece a caminar de forma gradual. El equipo médico proporcionará al paciente un programa de recuperación con los ejercicios que deberá realizar para tonificar los músculos del abdomen y evitar la formación de trombos.

Resultados

Habitualmente, las personas que deciden someterse a esta operación quedan muy satisfechas con el resultado obtenido. Los pacientes de una abdominoplastía suelen ser personas que no se sienten satisfechos con el aspecto de su abdomen debido a que se ve flácido y con la piel caída por distintas razones, ya sea embarazos, gran pérdida de peso u otros motivos. Con esta operación consiguen sus objetivos y su vientre vuelve a verse terso. Los resultados definitivos se apreciarán transcurrido un año y aunque la cicatriz es permanente, quedará disimulada fácilmente incluso en ropa de baño.

  • Para mayor información sobre este procedimiento consulta la página de la AMCPER

Consulte aquí

Hacer cita

Suscríbete a nuestro boletín ¡Renuévate!